viernes, 8 de febrero de 2008

ULCERAS POR PRESION

Consejos para cuidados del paciente encamado: úlceras por presión

Las úlceras por presión (UPP) forman un problema habitual en pacientes encamados. Al llegar a la edad avanzada uno de los mayores factores de riesgo para la formación de estas UPP es la falta de movilidad y la necrosis que esta situación produce. Así, en los últimos estudios realizados para la prevención de este tipo de heridas, podemos concluir que lo más importante es la obtención de una buena movilidad de las personas de riesgo, para ello: la realización de unos adecuados cambios posturales; y la utilización de productos que hidraten la piel y mantengan la integridad de la misma.Definición.

La UPP es una lesión de origen isquémico (tejido muerto), consecuencia del aplastamiento tisular entre dos planos duros: uno perteneciente al paciente (hueso) y otro generalmente externo a él (el plano del lecho, del sillón o de un objeto cualquiera).Fisiopatología de las úlceras.La formación de estas lesiones tiene su origen en la falta de circulación de sangre en una zona (necrosis) durante un período prolongado ya que se produce una compresión capilar, originándose acidosis tisular y destrucción de los tejidos.Manifestaciones clínicas de la isquemia.Podemos clasificar las UPP en diferentes fases dependiendo su grado de lesión e isquemia.


ESTADÍO 1 o UPP DE PRIMER GRADOEs la fase inicial de la UPP, se caracteriza por un pequeño edema y enrojecimiento de la zona. Afecta a epidermis y dermis. En esta fase es muy importante la prevención. Para ello la utilización de productos que mantengan la zona hidratada y mucha movilidad es lo esencial.


ESTADÍO 2 o UPP DE SEGUNDO GRADOEn esta segunda fase se forma un pequeño eritema situado justo encima de un relieve óseo. Se ve afectada epidermis, dermis y tejido celular subcutáneo superficial. En este grado es imprescindible la intervención de personal sanitario y especializado para evitar que la herida pase al estadío siguiente.


ESTADÍO 3 o UPP DE TERCER GRADOSe forma un flictena, esto es, la herida toma aspecto enrojecido y se puede observar la aparición de esfacelos (tejido de aspecto amarillento que anuncian la gravedad de la lesión), estos tejidos se deben desprender con la utilización de cremas y pomadas que ayuden al desbridamiento químico. Se ve afectada la zona hasta el tejido celular subcutáneo profundo.


ESTADÍO 4Se produce una pérdida total del grosor de la piel con destrucción extensa, necrosis del tejido. En este estadío pueden presentarse zonas necrosadas que ya no pueden regenerarse y el tejido por tanto ya no crece en esas zonas. Se afecta también el tejido muscular e incluso en ocasiones el hueso pudiendo producirse infección sistémica. El desbridamiento de la zona necrosada es muy importante para poder tratar la úlcera.


Localización de las UPPLas zonas más susceptibles de ulceración son:1. En decúbito supino: talones, sacro, codos, omóplatos y cabeza.2. En decúbito lateral: maléolos, cóndilos, trocánteres, costillas, acromión y orejas.3. En decúbito prono: dedos, rodillas, órganos genitales en hombres, mamas en mujeres, acromión, mejilla y oreja.


Finalmente, solo queda indicar como métodos preventivos y curativos: la utilización de protecciones en talones y otras zonas de riesgo, el uso de diferentes cojines y colchones antiescaras, sin olvidar la importancia de la movilidad y cambios posturales en personas de riesgo y la utilización de cremas, ungüentos y apósitos que hidraten la piel y la mantengan íntegra.